30 abril, 2019 Javier Sanz (Lex)

Teoría de la Anomía

¡Sígueme!

Javier Sanz (Lex)

Criminólogo. Interesado en delincuencia social, especializándome en ciberseguridad y cibercrimen.
Desarrollador (webmaster) de www.laescenadelcrimen.com
¡Sígueme por twitter y hablamos! @jsanz_ledc
Javier Sanz (Lex)
¡Sígueme!

Teoría de la Anomía

La teoría de la anomía, planteada inicialmente por el sociólogo Durkheim, continuada por Robert Merton,  y criticada y ampliada por otros científicos, trata de explicar el crimen y el delito desde un enfoque sociológico. Según esta teoría, la conducta criminal depende de las estructuras sociales, de forma que la sociedad tiene una gran influencia en estas conductas desviadas al poder crear desajustes entre los objetivos deseados y los fines para conseguirlos. Entonces, según la teoría de la anomía, cuando un sujeto no puede lograr sus objetivos a través de los medios aportados por la sociedad, la frustración puede provocar que el individuo comience a realizar conductas antisociales.

Estas conductas antisociales o desviadas pueden ser, desde el uso de acciones, medios o herramientas ilegales que permitan obtener los beneficios deseados (robos, estafas…), hasta conductas evasivas como el consumo de alcohol y drogas, la prostitución, etc.

Existen algunas diferencias entre el enfoque de Durkheim y de Merton. Por ejemplo, para Durkheim la anomía se produce por las crisis económicas más fuertes capaces de modificar la moralidad del individuo dando prioridad al individualismo frente a la solidaridad y cooperación originando así el crimen, mientras que para Merton la anomía no implica necesariamente conductas delictivas, pues entre la situación de anomía y la conducta delictiva debe de existir una determinada tensión o presión que puede adaptarse de 5 formas (conformidad, innovación, ritualismo, retraimiento y rebelión) siendo únicamente la forma de innovación la que implica conductas criminales. Por ello, Robert Merton se centró especialmente en la investigación de la influencia en el crimen de los objetivos sociales (es decir, las metas a las que hay que llegar) y los medios disponibles para alcanzar esos objetivos, resumiéndolo del siguiente modo:

  • Cuando SI se aceptan los objetivos sociales y SI se aceptan los medios ofrecidos para conseguirlos, se crea un estado de conformidad, lo cual se asocia a una sociedad estable.
  • Cuando SI se aceptan los objetivos sociales pero NO se aceptan los medios ofrecidos, se buscan otros medios, usualmente medios ilegales y criminales para alcanzar los objetivos, lo que Merton conoce como estado de innovación. Por ejemplo, siendo una de las metas sociales la riqueza para ascender de status social, y los medios el trabajo y el esfuerzo para conseguirlos, el “innovador” utiliza métodos no aceptados socialmente para alcanzar esa riqueza.
  • Cuando NO se aceptan los objetivos sociales pero SI se aceptan los medios, se produce un estado de “ritualismo”. Continuando el ejemplo anterior, lo encontraríamos en el individuo que logra la riqueza a través del trabajo pero no realiza ningún esfuerzo por aumentar su status aun pudiendo hacerlo, ya que no acepta dichos objetivos sociales.
  • Por último, cuando NO se aceptan los objetivos sociales y NO se aceptan los medios disponibles, se encuentra un estado de “rebelión”, y es donde encontramos desde a los revolucionarios como a los terroristas, ya que rechazan tanto las metas sociales como los medios disponibles, pero en lugar de intentar buscar alternativas, tratan de reemplazar esas normas sociales por otras propias usando para ello medios criminales (lo encontramos por ejemplo en atentados terroristas).
¡Comparte el artículo!

Javier Sanz (Lex)

Criminólogo. Interesado en delincuencia social, especializándome en ciberseguridad y cibercrimen. Desarrollador (webmaster) de www.laescenadelcrimen.com ¡Sígueme por twitter y hablamos! @jsanz_ledc


Contacta con nosotros

Envíanos un email a
[email protected]
o rellena el siguiente formulario:





Teoría de la Anomía

por Javier Sanz (Lex) Tiempo de lectura: 2 min