21 diciembre, 2016 Lex (Javier Sanz)

La verdad sobre el Proyecto MK Ultra

Lex (Javier Sanz)
¡Sígueme!

Lex (Javier Sanz)

Criminólogo. Interesado en delincuencia social, especializándome en ciberseguridad y cibercriminología.
Desarrollador (webmaster) de www.laescenadelcrimen.com
¡Sígueme por twitter y hablamos! @jsanz_ledc
Lex (Javier Sanz)
¡Sígueme!

¿Podemos tomar control de un individuo para que haga lo que nosotros queramos, contra su propia voluntad, y aún contra las propias leyes fundamentales de la naturaleza y la autoconservación? ¿Es posible destruir una personalidad, y crear otra diferente, en un individuo, aún contra su voluntad?

Uno de los objetivos de MKUltra fue crear el “espía perfecto”. Un agente que no pudiese revelar información comprometedora aunque fuera torturado hasta la muerte, alguien que cumpliera cualquier orden con la que se lo hubiera “programado”, incluido el asesinato. En definitiva, crear “robots humanos”. Sin embargo, ese no fue el objetivo inicial… Sigue leyendo para sabér más.


El presente artículo fue desarrollado conjuntamente por Lex y Nemesys


Un aviso…

Antes de empezar a leer este artículo debes de tener en cuenta lo siguiente: En el presente artículo no se hablará de illuminati. No divagaremos sobre reptilianos o poderes ocultos. Tampoco dedicaremos innumerables párrafos para opinar sobre el famoso video de Clinton (u otros personajes famosos) bajo el control de MKUltra. En definitiva, no entraremos en conspiraciones o especulaciones.

El objetivo de este artículo es proporcionar única y exclusivamente material validado y confirmado sobre qué es realmente MKUltra, de qué modo comenzó el proyecto, quienes lo llevaron a cabo y por qué motivo. Los datos que no han podido ser contrastados, sencillamente, no se han incluido.

¿Qué es realmente el Proyecto MKUltra?

Frente a todas las conspiraciones de illuminatis, reptilianos, y controladores del Universo, es necesario saber que el programa MKUltra era una amplia red secreta de técnicas aplicadas en distintos contextos sobre diferentes perfiles de personas, los cuales fueron sometidos a experimentos orientados a la modificación de la conducta mediante diversas técnicas y sustancias. Todas estas técnicas, por lo general, fueron realizadas sin el consentimiento/voluntad de los sujetos. Todas estas técnicas  se desarrollaron a través de experimentos peligrosos que rompen cualquier código ético humano.

El Proyecto MKUltra existió, y los experimentos también existieron. Se trata de experimentos secretos reales que fueron financiados por el gobierno Norteamericano y realizados por la CIA. El objetivo inicial de estos experimentos fue determinar si un sujeto puede ser mentalmente controlado a través de inductores externos tales como las drogas, la hipnosis, etc.

A través del control mental y del lavado de cerebro, se crea una persona con una nueva identidad, produciendo una barrera amnésica entre su identidad normal y la nueva personalidad alterada (principio que invita a reflexionar sobre algunos asuntos como el terrorismo o determinadas sectas). Diversos argumentos informan de que esto pudo ser utilizado en espías, no solo para “crear espias”, sino para lograr el efecto contrario: crearles una nueva identidad que les haga “olvidar” lo que conocen para no poder revelar información ante posibles torturas (argumento NO confirmado como real).

¿Cómo surgió el proyecto MKUltra?

El objetivo de controlar y manipular mentes no es nada nuevo. Siempre ha sido un interés para el ser humano, ya sea para realizar manipulaciones, para conseguir información privilegiada, o para cualquier otro objetivo. Podemos entender que la manipulación mental con fines negativos puede considerarse como, digamos, un “arma biológica” (pensemos en sectas o terrorismo), por lo que conocer las técnicas de manipulación bien puede servir como modo de ataque o como estrategia defensiva.

Así, en 1953, el director de la CIA Allen Dulles, dijo que el mundo estaba luchando en una guerra por el control de las mentes, y que “estaban perdiendo la batalla” (se entiende que se refiere frente a la Unión Soviética). Firma una orden secreta, el “Proyecto MKUltra”, cuyo objetivo es estudiar a fondo el dominio de la mente y su comportamiento.

El proyecto se realiza escudándose en el argumento de la Seguridad Nacional para así saltarse todos los principios médico-éticos que deberían de frenar los experimentos realizados con individuos en ocasiones de manera involuntaria. Inicialmente las pruebas se realizaban a través de una droga que se suministraba de forma líquida (LSD), en gotas. Según lo que años más tarde fue revelado, la CIA buscaba experimentar con sujetos involuntarios para comprobar si con ellos conseguían igualmente confesiones involuntarias (evitando así cualquier tipo de sugestión o manipulación en el caso de realizar el experimento con sujetos que previamente habían sido informados del objetivo). Llegaron al punto de no solo realizarlo con presos de cárceles, sino también con pacientes psiquiátricos, los que, al afirmar que “estaban siendo mentalmente controlados”, no eran escuchados y eran aún más tiempo internados debido a asociar dicha idea a una perturbación mental debido a la enfermedad. La ética paso de ser mínima a desaparecer totalmente cuando el experimento llegó aún más lejos: Se reclutaban a prostitutas callejeras que, tras seducir a sus clientes y llevarles a un apartamiento, introducían pequeñas cantidades de LSD en sus copas. Todo lo que sucedía en ese apartamento era grabado a través de un falso espejo por el jefe de operación de la CIA en ese momento, con la complicidad de la prostituta y lógicamente sin ningún conocimiento por parte del cliente. Esto fue realizado así por un doble motivo: la facilidad de aceptación en la participación del experimento por parte de las prostitutas a cambio de un dinero, y la práctica imposibilidad de que el cliente denunciase públicamente las consecuencias sufridas (por evitar informar de que había estado con una prostituta y por desconocer la posibilidad de haber bebido una copa con LSD). Tan solo 2 gotas de LSD pueden producir efectos durante más de 12 horas en algunos sujetos.

LSD MKUltra

No suficiente con estos experimentos, los propios trabajadores de la CIA aceptaron la posibilidad de que entre ellos mismos existía la posibilidad de que se aplicasen gotas de LSD en cafés, licores o agua, sin aviso previo. Fue víctima de ello incluso el científico al servicio del ejército Frank Olson, quien estudiaba los efectos del LSD en el cerebro humano y su posible empleo durante los interrogatorios como modo de alteración de conciencia. Él mismo consumió LSD sin saberlo (como parte del experimento de la CIA) y, según las fuentes oficiales, se suicidó lanzandose del piso 13 de un hotel en Nueva York por un “episodio psicótico”.

Despersonalización

La investigación no se centró únicamente en los efectos del LSD en el cerebro humano. Se estudiaron muchas más técnicas que pudiesen ayudar a explicar el modo de manipular mentalmente a un individuo. Por ello, la CIA financia al Doctor Ewen Cameron para hacer experimentos de lavado de cerebro sobre sujetos involuntarios (violando de nuevo todos los principios éticos médicos y humanos).

Su modus operandi era el siguiente:

Mantenía a la gente dormida por drogas durante días, y administraba electroshock hasta dejar al sujeto prácticamente en estado vegetal, para que al despertar después de meses, todas sus emociones hubiesen desaparecido (esto es conocido como proceso de despersonalización). La CIA se interesa en este tipo de amnesia inducida, y el Dr. Ewen Cameron busca ir más allá: Busca la forma de, además de despersonalizar al individuo, conseguir crear en él nuevos pensamientos y comportamientos. (esto era especialmente interesante para la CIA, por ejemplo la posibilidad de hacer desaparecer la personalidad de un individuo y por tanto los datos comprometedores de la memoria de los agentes propios cuando terminan sus trabajos de espionaje).

Finalmente el Dr. Ewen Cameron consigue crear su proyecto de lavado de cerebro en 3 etapas:

Primero, realiza la despersonalización a través de LSD y electroshock para hacerle desaparecer cualquier emoción o recuerdo (amnesia inducida). Tras ello, se programaban patrones de conducta grabados y reproducidos continuamente para ser mentalmente asimilados. Finalmente, se dormía al paciente durante aproximadamente 3 semanas bajo el uso de drogas para que, al despertar, el sujeto no recordase nada de lo relacionado con el experimento (quedando en la mente, tan solo, los patrones de conducta programados).

procesomkultra

MKUltra en la actualidad…

Toda esta información fue inicialmente revelada por New York Times en 1974 a través de documentos filtrados, por lo que fue ampliamente aceptada la información como oficial. Sin embargo, no existen suficientes registros que muestren otros posibles protocolos empleados o la cantidad de experimentos fallidos (o logrados). Tan solo se sabe que los experimentos realizados por el Dr. Ewen Cameron resultaron exitosos y se tuvieron en cuenta por parte de la CIA. A partir de ese dato, aparentemente, no parece haber información válida y contrastada sobre cómo continuó el proyecto, si bien podemos encontrar en Internet todo tipo de especulaciones (especialmente a través de vídeos). Son numerosos los argumentos que defienden el uso de MKUltra en políticos y altos cargos, “programados” para actuar como títeres. Uno de los ejemplos filtrados más desconcertantes es el siguiente vídeo en el que, presuntamente, tanto el presidente Bill Clinton como el embajador Kent Wiedemann se encuentran bajo los efectos de alguna orden del Proyecto MKUltra. Realmente ambos parecen robots programados.

No podemos negar la posible relación de estos sucesos con el Proyecto MKUltra, y por supuesto no negaremos la posibilidad de que el Proyecto MKUltra haya llegado mucho más lejos y en la actualidad siga siendo utilizado, ya que la especulación actual se basa en los hechos del pasado que han sido contrastados. Sin embargo, al no disponer de pruebas suficientemente contrastadas, se considera preferible dejar estas especulaciones como conceptos de reflexión.

Por otra parte, nos dicen en los comentarios que la serie “Strangers Things” habla sobre el Proyecto MK-Ultra… ¿habéis visto la serie? ¿qué os parece? Y ahora, sin adentrarnos en conspiraciones, y sabiendo que existe la posibilidad de transformar a un ser humano creando otro completamente diferente en personalidad ¿qué opinas?


Para más información, recomendamos consultar:

Stulin, D. (2011). El Instituto Tavistock. Barcelona: Ediciones B

Wallace, Robert. (2008). Spycraft : the secret history of the CIA’s spytechs from Communism to Al-Qaeda. New York.

Sanchez, M., Iturbide, L.M., Lizaso, I. (2012). La inteligencia militar norteamericana y el uso ambivalente de la psicología desde una perspectiva histórica. Revista de historia de la psicología, Vol. 33, 3, 37-48

¡Comparte el artículo!

Lex (Javier Sanz)

Criminólogo. Interesado en delincuencia social, especializándome en ciberseguridad y cibercriminología. Desarrollador (webmaster) de www.laescenadelcrimen.com ¡Sígueme por twitter y hablamos! @jsanz_ledc


La verdad sobre el Proyecto MK Ultra

por Lex (Javier Sanz) Tiempo de lectura: 7 min