Actualidad Criminología Investigación

Radicalización Yihadista en prisiones españolas – Proyecto Saladino

Pinterest LinkedIn Tumblr

Estamos acostumbrados a leer que uno de los principales escenarios de radicalización terrorista, junto con el ciberespacio, son las prisiones. Esto es totalmente cierto, pero, ¿sabemos como funciona ese reclutamiento desde prisión? ¿conocemos cómo actúan las prisiones de España con los internos yihadistas y cómo tratan de evitar la radicalización de otros presos? ¿Qué es el Proyecto Saladino?

¿Quienes son vulnerables?

En primer lugar tenemos que comprender que aunque cualquier sujeto pueda ser víctima de una radicalización, existen perfiles de presos más vulnerables que otros. Así por ejemplo, un musulmán desvinculado con el terrorismo que se ha sentido discriminado racialmente y que se considera injustamente preso, sentirá una hostilidad mayor hacia la sociedad y por tanto una mayor vulnerabilidad ante un proceso de radicalización por parte de musulmanes radicalizados (a través del principio de apoyo entre iguales, comprensión, etc) que un preso que no ha sufrido discriminación ni tiene relación alguna con conceptos islámicos.

Así, un preso musulmán será vulnerable a la radicalización debido al contacto que tenga con presos radicalizados, quienes pueden ofrecer a estos primeros sus «conocimientos religiosos» (que se convierten en ideas radicalizadas), además de su apoyo, ayuda o compañía, algo que el preso musulmán que se sienta discriminado buscará en la prisión: iguales para sentir que pertenece a un grupo y por tanto sentirse más seguro y protegido. Esto podemos aplicarlo también a jóvenes presos con baja autoestima que necesiten pertenecer a un grupo para sentirse identificados.

radicalización en prisiones

¿Como prevenirlo?

El personal de las Instituciones Penitenciarias de España conoce y trata de detectar signos externos de radicalización en presos, tarea difícil ya que podemos comprobar en la actualidad como muchos yihadistas son capaces de pasar desapercibidos entre occidentales. No obstante, el personal de prisiones está especialmente preparado para detectar signos de radicalización y actuar en consecuencia, siguiendo la «Guía para la observación del islamismo en centros penitenciarios«.

¿Qué trato reciben?

Todo preso identificado como yihadista se encuentra dentro del denominado FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento). Son presos sometidos a un seguimiento individualizado y específico en cada caso. Dentro del FIES existen las siguientes categorías:

  • Presos especialmente conflictivos, sometidos a un control directo.
  • Presos narcotraficantes.
  • Presos que hayan sido Funcionarios de Seguridad y Funcionarios de II.PP. (y que por ello se requiere proteger su integridad física y seguridad)
  • Presos pertenecientes a grupos criminales organizados o terroristas.
  • Presos de características especiales, como por ejemplo los yihadistas.

radicalización en prisiones

Proyecto SALADINO:

En 2016, D. Ángel Yuste (secretario General de Instituciones Penitenciarias) elaboró el Proyecto SALADINO, en el que participan especialistas que controlan los gestos, las palabras y los actos de los presos encarcelados por terrorismo yihadista para que no radicalicen a otros.

El proyecto Saladino actúa sobre 3 tipos de presos: Los que están cumpliendo condena por actos de terrorismo (realizando un control total y absoluto sobre ellos), los presos que son identificados como posibles captadores, y por último los presos musulmanes que cumplen penas por delitos no relacionados al terrorismo yihadista pero que son identificados como presos vulnerables de ser radicalizados. Del mismo modo se pueden incluir en el programa a aquellos presos no musulmanes sin signos de radicalización que muestren cambios de comportamiento y que hagan sospechar que se trata de un posible proceso de radicalización.

Dentro del Proyecto Saladino participan también aquellos imanes que imparten oraciones dentro de los centros penitenciarios, siendo estos imanes moderados seleccionados por la Comisión Islámica, asegurándose y comprobando que ninguno de ellos realice apología del terrorismo y que, además, con sus oraciones, puedan contrarrestar esas ideas radicales entre los presos musulmanes.

Más información

Si te interesan todos estos procesos, recomiendo consultar los siguientes enlaces:


Bibliografía consultada:

Gutiérrez, R. (2015) Los internos Yihadistas en España y el Proyecto Saladino. I Congreso Nacional Penitenciario UDIMA (Madrid)

Gutiérrez, J.A.; Jordán, J., (2008)Prevención de la radicalización yihadista en las prisiones españolas. Situación actual, retos y disfunciones del sistema penitenciario. Athenea Intelligence Journal Vol3 nº1

Serrano, A. (2016) La articulación del derecho de defensa en la adopción de medidas cautelares en delitos de terrorismo. Universidad de Compostela. Recuperado de www.usc.es/revistas/index.php/epc/article/view/3309/3857

Trujillo, M. (2012) Estudio psicosocial de los procesos de radicalización islamista y reclutamiento yihadista en contextos críticos. Universidad de Granada. Recuperado de digibug.ugr.es/handle/10481/19671#.WeYS9PNJbZ4

 

 

6 Comments

  1. Maria Elena Reply

    Gracias por fin un artículo donde se explica de forma clara y sencilla, sin entrar en insultos y odio. Los enlaces finales son muy interesantes. Crees que los imanes son también controlados por los funcionarios de prisión?

    • Gracias por tu comentario Maria Elena.
      En nuestra web no tiene cabida el odio del mismo modo que tampoco tiene cabida en la criminología. Aquí no vas a encontrar artículos que insulten, menosprecien o discriminen a razas, colectivos, etc ni encontrarás artículos morbosos que busquen visitas fáciles. No es nuestro objetivo, lo que queremos es acercar la criminología al público en un lenguaje sencillo y basándonos siempre en la realidad. Y aunque la mayoría de la gente busque justo lo contrario (el morbo, el odio, etc), aún queda gente como tú que se interesa por investigar y saber cómo funcionan realmente las cosas y eso es de agradecer!

      Bien, los funcionarios están entrenados para detectar conductas radicales en los presos, pero es bastante más complicado de detectar en un imán, ya que no siempre está allí, habría que estar escuchándole atentamente, etc. Esto incluso podría ser incómodo (imagina un preso que va a orar con el imán y con un funcionario de prisiones pegado a él). El hecho de que el imán correspondiente sea seleccionado por la propia Comisión Islámica debería de ser suficiente para poder confiar en que va a realizar un trabajo correcto. En caso de que no fuese así, los funcionarios podrán ver, a través del comportamiento de sus presos, procesos de radicalización, y a partir de ellos estudiarán que pasos seguir. Si un preso sigue este comportamiento, actuarán sobre él, pero si encuentran que son varios los que siguen este proceso al mismo tiempo, es probable que investiguen qué sucedió esas semanas, por ejemplo, en las oraciones con el imán. En fin, es un tema complejo, aunque considero que las prisiones tienen protocolos para todos estos tipos de incidencias que pueden suceder.

      Gracias por tu comentario Maria Elena

  2. Artículo interesante con un enfoque profesional.
    Gracias por la información y enhorabuena.
    Miguel

  3. Susana Zabala Reply

    Excelente enfoque y explicación. Tal vez hubiese sido más completo con una explicación más detallada sobre el funcionamiento y clasificación de FIES. En cualquier caso buen trabajo.

    • Hola Susana, gracias por tu comentario.
      Tomo nota de la idea. Debido a que en los FIES los terroristas son solo una parte de los mismos, procuraré escribir sobre estos ficheros en un nuevo tema en lugar de extender el actual.
      ¡Gracias por la sugerencia y por la felicitación!

Write A Comment