Criminología Investigación

La inquietante muerte de Susana Ruiz

Pinterest LinkedIn Tumblr

LAS MINAS DE SEPIOLITA

Hay unas minas que son curiosamente las más grandes del mundo y están repartidas entre Coslada, San Blas y Vallecas. La sepiolita se usa mayoritariamente para poner a los gatos y otras mascotas en sus cajones de arena por su gran capacidad de absorción de olores.

¿Que es la sepiolita?

La sepiolita por sus características es un absorbente mineral perteneciente al grupo de los llamados filosilicatos (subclase de los silicatos) de origen sedimentario y su nombre proviene de la palabra “sepia” por ser similar a los huesos de este cefalópodo.

Es conocida también con el nombre de “espuma de mar” porque flota en el agua.

Otros datos técnicos:

  • dureza nivel 2
  • cristalización en el ortorrómbico
  • densidad= 2gr/cm3
  • Mg4Si6O15(OH)2.6H2O
  • En la tierra se encuentra en masas de tierra porosa o nodular muy fina.
  • Suele presentarse en color blanco, amarillo grisáceo dependiendo si ha tenido contacto con otros minerales.
  • Gran capacidad de absorción
  • Suele encontrarse en clima árido

SEPIOLITA Y ORGANISMO

En general podemos decir que si hay contacto con piel y mucosas será altamente irritante en procesos prolongados.

En los ojos causa irritación dolorosa y enrojecimiento del tejido conjuntivo.

Existe riesgo de consecuencias leves incluso en la manipulación de pequeñas cantidades o concentraciones

10

9

8

7

EL HALLAZGO

El día 25 de febrero un trabajador de las minas de sepiolita de la empresa Tolsa descubre un macabro hallazgo: el cuerpo semienterrado de lo que parece una mujer. El trabajador estaba limpiando un camino en desuso con un tractor oruga para facilitar el paso de otros camiones cuando de repente la pala del camión tocó una viga y se movió dejando ver una bota militar.

En este descampado, ahora polígono industrial se mueve gente diversa, desde toxicómanos hasta abuelos del pueblo que van a ver la maquinaria dando un paseo, gitanos que buscan chatarra, corredores y gente dando paseos. En el momento en que se destapa el pie con la bota de Susana, un paseante que está presenciando la escena avisa al operario. A partir de ahí llaman a efectivos policiales que se desplazan hacia la zona y se produce el hallazgo. Se designa un grupo de investigación compuesto por agentes de la Brigada de Homicidios y otros de la comisaría de San Blas.

El cuerpo apareció debajo de un panel de muro de cemento, con una columna triangular encima de metro y medio de longitud y cubierto con un plástico negro. El vecino que paseaba es una incógnita ya que no se sabe su paradero a pesar de haber sido buscado por la policía para tomarle declaración. Un misterio se estaba cerniendo en torno al hallazgo.

13

12

11

PRIMERA AUTOPSIA

La primera autopsia, practicada por los forenses García Nart y Perea, reveló que la muerte se debía a una parada cardiaca en la que habían influido varios factores: el frío, un edema de pulmón y la ingesta de sustancias tóxicas. No se apreciaban signos de violencia y no se puede certificar que se trate de un homicidio por no hallarse pruebas fehacientes de ello.

SEGUNDA AUTOPSIA

Es llevada a cabo por el Profesor Civantos, cuya opinión difiere de sus compañeros,  y arroja lo siguiente:

  • La muerte fue violenta y provocada
  • Violentas lesiones
  • La cremallera estaba manipulada aunque según las fotos en el levantamiento estaba bien puesta y cerrada. El Doctor Civantos pide que se aclare este “punto oscuro”.
  • La rotura del diente es de abajo arriba y de dentro hacia fuera. Esto sólo sería posible con un golpe inferior en la mandíbula que hubiese lanzado el cuerpo hacia delante o hacia atrás pero el cadáver se halló tendido de costado hacia su lado izquierdo.
  • La tierra de las botas es la prueba más contundente según Civantos. No había ningún resto de cemento, yeso, ladrillo o sepiolita en las botas que eran militares, es decir con una suela con bastante dibujo.

Literalmente se escribe en los medios: Civantos cree que el cadáver fue trasladado y tapado en la escombrera días después de su desaparición, el 9 de enero de 1993. Fue hallado a finales de febrero. El tiempo registrado en esa época (dispone Civantos de un informe, hora a hora, de la temperatura de la zona) no concuerda con las larvas de insecto que presentaba el cadáver.”

Bien, si creemos lo que sugiere el Profesor Civantos podemos pensar lo siguiente:

  • El cuerpo fue llevado hasta allí
  • Se depositó en un camino EN DESUSO. Nadie podía prever que un operario fuese justo a un camino en desuso.
  • Quien lo hiciese conocía la existencia de las minas y sabía de los efectos de a sepiolita; alguien piensa en ese lugar por que lo conoce de algo.
  • Al tapar el cadáver hay un intento de ocultación claro

Esta autopsia en un principio iba a ser realizada por el Profesor Frontela pero le exigían que fuese con los dos primeros médicos que hicieron la primera autopsia.  El Profesor se negó a hacer la autopsia si no la dirigía el mismo y se lo encargaron al Doctor Civantos, de la Universidad Complutense de Madrid. Finalmente no se concluye si hubo abuso sexual debido a la descomposición y al grado de putrefacción que presentaba el cadáver además de los efectos de la sepiolita que habían imposibilitado muchas opciones.

El cuerpo estuvo casi un año en el anatómico forense practicándole los peritos las distintas pruebas. La versión policial sostiene que pudo haber un edema de pulmón sumado al frío de enero así como la ingesta de sustancias en la fiesta, teoría que no comparte como he explicado, el Doctor Civantos.

Corrieron numerosos rumores por los medios de comunicación y todo el mundo parecía que especulaba con que si la niña sufría una malformación en el corazón (no era cierto) o que si era drogadicta (no era tampoco cierto) o si se había producido asfixia mecánica y hasta muerte natural.

No puedo entender cómo una niña sana de 16 años puede sufrir una muerte natural así y quedar sepultada en una mina de sepiolita tapada con un plástico negro y una viga. Sólo podría ocurrirse que a lo mejor hubiese caído allí y que después se hubiesen depositado escombros de manera ilegal sin que nadie se percatase de la existencia del cuerpo.

LA LLAMADA

Se recibió en uno de los programas de televisión una llamada de una supuesta Susana Ruiz que decía estar viva y bien. Eso sumado al testimonio de su amigo Tomás y al del restaurante hicieron que se pensase que estaba viva y lo trataron como una desaparición voluntaria pero nada más lejos de la realidad.

¿Qué sentido tendría alimentar esta esperanza? Que por otra parte desvió la investigación hacia otro sito. La voz del contestador hizo dudar incluso a la familia que pensó que a lo mejor podría ser Susana Ruiz. Igual que en el caso Alcásser cuando algunas niñas desconocidas hicieron llamadas muy malintencionadas a las familias haciéndose pasar por las niñas desaparecidas. Unas bromas de lo más macabras.

Tomás, el amigo de infancia seguía insistiendo en lo que dijo de que la había visto en el barrio de Simancas. Los medios de comunicación no podían acercarse a los integrantes de la fiesta pero buscaron vecinos que cumpliesen 21 años el día 9 de Enero y dieron finalmente con Cecilio.

Se entrevistaron con él, con los hermanos José y Raúl y con Cesar, todos ellos de Coslada menos un tal Fernando que era de San Blas.

José, el que conocía a Susana era un chico de estética punk, que trabajaba de pocero por aquel entonces. Declaró no sentirse a gusto con las declaraciones de los medios en las que algunos insinuaban que Susana y el eran novios. El dijo conocerla de ir al Rastro en algunas ocasiones y del barrio de San Blas, nada más. Dijo que la casa la conocían y que no estaba habitada así que habían pensado en ocuparla; ellos eran ocupas. Se lamentaban todos de haber bebido demasiado y de no haberla acompañado. Estuvieron con la policía en la casa reconstruyendo los hechos.

Tomás seguía insistiendo en que la vio en Simancas, pero según las autopsias la niña murió sino esa noche, muy cerca a esa noche.

Ahora los restos descansan en un pueblo de Burgos, tal y como quisieron sus padres.

Los meses pasaban y no se daba ninguna explicación más que la muerte había sido probablemente debida a los porros, el calimocho y el frio.

¿Cómo puede alguien morir de eso? Además sano y de 16 años. Incompresible.

Revisando grabaciones de la batida y del levantamiento se comprobó que ningún escombro había variado de sitio. Era una zona con mucho movimiento de camiones, de gente paseando, de curiosos de la zona e incluso de chabolas.

Hace unos días hemos comprobado el estado de la zona y sigue habiendo alguna chabola además de movimiento de gente y camiones. Encontramos también una fábrica abandonada llena de pintadas y escenario de fiestas de chavales y otros.

Los integrantes de la fiesta dijeron directamente que ellos no habían sido y que además conocen la zona como la palma de su mano y que de dejar el cuerpo lo habrían dejado en un derramadero de la mina, donde se vierten toneladas de sepiolita por lo que indican que quien dejo allí el cuerpo no conocía bien la zona. Dicen que como son ocupas y se especuló con la fiesta, alguien pudo llevar allí el cuerpo con motivo de que les relacionasen como posibles autores. Las hipótesis de que el cuerpo hubiese caído no son creíbles ya que presentaría muchas más lesiones de las que presentaba el cuerpo.

Otras teorías son que la sepiolita al absorber olores pudo camuflar el olor del cadáver en descomposición pero los medios que se acercaron al descamapado detectaron una oveja muerta que olía mucho a pesar de la sepiolita.

Se sigue sin saber qué ha pasado con el diente, que por cierto nunca apareció. La autopsia habla de una avulsión que es un arrancamiento pero según la policía fue por una caída de bruces y se soltó por “efectos de la putrefacción” como en el caso de las niñas de Alcásser.

Según la autopsia la nuez sufrió un golpe postmortem y se desprendió en el levantamiento o en el Instituto anatómico forense;dicen que no hubo estrangulamiento. Los análisis de drogas no fueron concluyentes dado el avanzado estado de descomposición por tanto no pudo determinarse si Susana bebió o fumó. No se encontraron restos seminales en el cuerpo aunque tampoco es concluyente dado el estado. Así que parece que nada es concluyente ni en las autopsias ni en el testimonio de los amigos, que parecen presentar contradicciones en cuanto a la hora en que Susana abandonó la fiesta.

Han salido a la luz datos posteriores que indican que varias personas que no acudieron a la fiesta la estuvieron preparando por la mañana y además se cree que hubo bastantes más personas que las que se dice. ¿Si la muerte fue natural porque se trató desde un primer momento como un homicidio?

LAS SORPRESAS

 En 1996 cuando todo parecía haberse estancado aparece un nuevo testimonio, el de un preso que estaba encarcelado cumpliendo condena en Guadalajara por robo y que se autodenominaba “skin head”. Este chico, llamado Antonio M. atribuía el crimen a integrantes del grupo “Bases Autónomas”. Contó la historia en el centro penitenciario y llegó a oídos del director, que alertó al Juzgado de Instrucción que estaba llevando el caso de Susana. El chico es del barrio de San Blas, zona cercana a las zonas por donde salían los chicos. Este nuevo testigo sorpresa afirmó que en el caserón había mucha más gente que la que se dijo entre otras cosas.

Dice que la niña fue torturada, golpeada con una piedra y estrangulada por dos miembros del citado grupo que además eran hijos de personas importantes. Afirma haber sido testigo del suceso y que por amenazas no había hablado antes.

Pero aquí no acaban las sorpresas: otro ex skin head llamado José Alberto Z.O. huyó de su casa en 1994  y dejó grabada una cinta en su casa, que encontró su madre escondida en su cuarto y la llevó a la policía. Dejó indicaciones de que se entregase a la misma si le pasaba algo. En esta grabación, como el preso anterior, se atribuía la autoría a integrantes de Bases Autónomas.

Antonio M. fue llamado a declarar pero no reveló los nombres de los autores por miedo a represalias pero insiste en que lo presenció pero lo que sí dijo es que le sonaban algunos “motes” vinculados al caso. No se dio excesiva credibilidad a su testimonio pero si parecía coincidir en lo de que se le golpeó con una piedra en la cabeza porque el cráneo presentaba un hundimiento importante. Los integrantes de la fiesta declararon que no conocían el nombre de Antonio M. que no les sonaba y que en la fiesta había sólo seis personas y no muchas como decía el nuevo testigo. Leyéndolo desde fuera parece que hubo una fiesta de “ocupas” y que pudiese haber algún roce porque se enterasen grupos de estética contraria, pero claro, son especulaciones.

Por otra parte las contradicciones de los integrantes de la fiesta y amigos:

  • Cesar E. dice haber llevado a su novia sobre las doce de la noche y al llegar ya no estaba Susana.
  • Cecilio F. indicó que a esa hora estaba Susana en la fiesta.
  • Tomás se reafirmaba en que el lunes la vio en Simancas con dos chicos pero no coincidía con los datos de las autopsias.

En la grabación de la cinta del José Alberto Z. O. se escuchaba lo siguiente:

 “( … ) y aquí hay gen … ; eso, quiero decir que amigos suyos, por lo menos uno, ¡eh!, muy cercano al padre, lo sabe y no lo ha querido decir, y eso es cobarde, cobarde, !eh!, porque se podía dar cuenta un poquito. ( … ) Podían tener un poco de conocimiento y decir: bueno, si era nuestra colega, vamos por lo menos a decirlo, y punto, y que el padre siga, que siga adelante, porque ya sabe quiénes han sido”.

LAS CONTROVERSIAS

Jose Alberto Z. O., autor de la cinta, declaró que en el asesinato participaron cuatro supuestos integrantes del grupo: Javier M., Ramón R. G., Fernando P. y Carlos Rodrigo R. C. Asegura que en la tortura le partieron el diente de un golpe. Insistió en que los amigos de Susana sabían qué había pasado pero todos callaban por miedo y llegó a insinuar que el padre también podría saberlo. Todos tenían miedo y esperaban que lo descubriese la justicia por sí sola, al menos es la opinión de José Alberto.

Hemos leido en distintos medios que el cadaver apareció con un papel en la mano con una cifra escrita en pesetas, pero no sabemos la fiabilidad.

EL JUICIO

La juez F. teniendo en cuenta el análisis de los distintos expertos, dio por finalizada la investigación y la remitió a la Sección Sexta de la Audiencia de Madrid. Esta instancia judicial decidió reabrirla para que se investigase la cinta. La juez dictaminó que la cinta carecía de credibilidad y optó por cerrar el caso aunque la Audiencia, a pesar de eso, ordenó que tomase declaración a las personas que el skin head nombraba en la cinta. El que grabó la cinta estaba en paradero desconocido así que aunque se le citó, no declaró en ese momento aunque un año más tarde aproximadamente fue localizado en Castellón y luego ya una vez delante de la juez dijo que todo había sido una invención suya.

Fernando P. era abogado y redactor del periódico “El Porvenir”. Declaró conocer a José Alberto pero negó cualquier tipo de participación en los hechos. Ramón R. G. también declara y lo niega también. Carlos Rodrigo R. C. se suicidó en el despacho de abogados que compartía con Fernando P. así que no pudo declarar al igual que Javier M. que perdió la vida en un accidente de tráfico mientras iba a ver un partido de fútbol.

El caso de José Alberto es muy curioso. Estando en Castellón va a renovar el DNI a la comisaría y allí se dan cuenta de que está reclamado para declarar en el caso de Susana Ruiz y así se lo comunican pero no se presenta a declarar.

El 10 de enero del año 1998 José Alberto es detenido en la entrada de la urbanización “La Moraleja” por amenazar a los vigilantes jurados ya que le detuvieron el paso cuando iba hacia la casa de Anabel Segura para hablar con los padres. Decía tener algo importante que comunicarles pero nunca sabremos qué era. Recordemos que el secuestrador y asesino de Anabel Segura se llama Emilio M. alias “El Facha”.

Al ser detenido es llevado ante la juez y es interrogado por la misma:

  1. ¿Grabó la cinta voluntariamente?
No quiero contestar a nada; la grabé porque estaba amenazado.
  1. ¿Qué sabe de la muerte de Susana Ruiz?
No sé realmente nada.
  1. ¿Por qué esas alusiones a Susana?
No sé nada. La grabé por la televisión. Yo no quería salir en la televisión. El juzgado ha sido quien llevó la televisión a mi casa, y a mi trabajo. No quiero jaleos con el juzgado.
  1. ¿Sabe algo sobre la muerte de Susana? [inquiere el fiscal].
Escribid lo que queráis, no voy a contestar. Que se lo invente el juzgado.
  1. ¿Quién le amenazó para grabar la cinta? [interroga el abogado de la familia de Susana].
No contesto.
  1. ¿Va a contestar usted a alguna pregunta?
No. No me he presentado ante el juzgado porque no me interesaba. Ni te interesa a ti, ni a ésta [señala a la juez] ni al otro [al fiscal].
  1. ¿En qué fecha graba la cinta?
Se pone a mirar por la ventana del juzgado sin contestar].
  1. ¿De dónde saca la información del diente? [en la grabación, Orellana asegura que el cadáver tenía un diente roto, dato éste que figuraba en la autopsia, pero no era del dominio público].
Lo sabéis de sobra. Me estás preguntando algo que ya sabes. ¿Te estás cachondeando de mí … ? Lo oí en Telemadrid. No sé ni qué día ni qué mes. Estaba soleado, por primavera.
  1. ¿Grabó la cinta antes o después de ver el programa?
Mucho después.
  1. ¿Las personas que menciona en la cinta tienen que ver con la muerte de Susana?
No contesto.
  1. ¿A quién se refiere cuando dice que algunos amigos del padre conocen a los autores de la muerte?
El padre sabrá lo que ha dicho por televisión. Grabé la cinta partiendo de manifestaciones que había oído decir al padre de Susana. Lo oí en televisión.
  1. ¿Por qué aconseja en la cinta al padre que siga …?
No recuerdo haber grabado eso.
  1. ¿A quién tiene miedo?
Al coco. Bueno, no contesto.
  1. ¿Alguien le tiene amenazado por el tema de Susana?
No contesto.
  1. ¿Qué pretendía cuando grabó la cinta?
No contesto. Qué lástima. [ mira de nuevo hacia la ventana].

Pues sí, qué lástima. No pesa ningún cargo sobre él y los testimonios no han dado nada concluyente ni ratifican lo dicho por este testigo así que finalmente se cerró el caso.

Descansa en paz, Susana, con la verdad que te has llevado contigo para siempre.


Continuar leyendo (página 3)

1 2 3
Author